El consumo de sustancias en los jóvenes

El consumo de sustancias en los jóvenes

Adicción en los jovenes

Los diferentes tipos de adicciones y el consumo de sustancias psicoactivas son un fenómeno que ha tenido su aparición desde los inicios de la humanidad. Atendiendo a estas, el ser humano ha tratado de explicar dicho fenomemeno de muchas maneras. Hoy no existe aún una teoría generalizada que explique a ciencia cierta la configuración de estas.

Existen modelos teológicos, modelos médicos biologicistas, modelos conductuales ambientalistas, entre otros. Para Brújula Salud Mental este es un fenómeno que debe de mirarse desde una perspectiva “biopsicosocialespitirual”, es decir desde diferentes opticas, donde se integren los saberes y pueda abordarse a la persona de manera amplia e integral, no para que una óptica en si  tenga la razón, sino para complementarse y acompañar a la persona y su sistema en dicho padecimiento. (Más Información de nuestros tratamientos)

Centro de rehabilitación Brújula Salud Mental

Decia Martin Kooyman: “el consumo de sustancias es una automedicación auto administrada que pretende ocultar, tapar, anestesiar todo aquello que no se quiere vivir y sentir”. En este orden de ideas nos planteamos que la adicción es un síntoma, no es el problema en sí.

¿Qué pasa con los Jóvenes y las adicciones?

Los últimos estudios epidemiológicos nos alertan con la disminución de las edades de inicio de consumo de sustancias y vinculación a conductas adictivas, empezamos a atender en consulta niños de 8 y 9 años presentado consumo activo de sustancias. Además de esto, el consumo en población escolar entre 12 y 17 años es cada vez mayor. Asociado a comportamientos de rebeldía, moda, apariencia, vinculación a grupos, entre otros. Es una edad en la que estan ocurriendo muchos movimientos físicos, hormonales, familiares, psicológicos y sociales.

Atendiendo las revelaciones ofrecidas por los estudios epidemiológicos y como estos se contrastan con la realidad, nos vemos enfrentados a la dificultad que asumen los sistemas familiares para acompañar adecuadamente a sus miembros. Decía alguien, “No existen familias felices, sino personas felices que construyen familia”. La familia en su concepción es más que un lugar, espacio y momentos que se configuran en torno a ella; la familia debe  constituirse como sumatoria sana de sus miembros.

Todos, antes de ocupar un rol en esta familia, o tener una profesión, o desarrollar alguna actividad,  somos seres humanos,  asumimos una cantidad de experiencias, construcciones, miedos, mecanismos de defensa, factores conscientes e inconscientes que ponemos al servicio de nuestros cercanos, donde muchas veces no reconocemos con claridad aquello que hacemos, y que con la mejor intención y amparados en el “amor” muchas veces generamos más daño que beneficio.

¿Y entonces qué rol juega la familia?

El comportamiento de los jóvenes y el consumo de sustancias, se debe mirarse desde su óptica, y desde las representaciones sociales que esto implica. Habitualmente nos enfrentamos a jóvenes que compensan en el consumo de drogas aquellos distanciamientos familiares, la poca comunicación, la sobreprotección, la ausencia de personas que “acompañen” de manera adecuada, que escuchen.

Usualmente recurren a “el parche” para encontrar la aceptación que no encuentran en otros lugares, para sentirse escuchados sin que sean juzgados, recurren a figuras sociales que representan seguridad y respeto, buscando compensar figuras ausentes, protección e identificación que muchas veces no está, o está inadecuademente (no necesariamente estar, es estar).

Nuestros jóvenes nos gritan y aturden a menudo con sus comportamientos y otras veces con su silencio, no sabemos, no estamos preparados o por los mismos quehaceres del día a día para descifrar su llamado. El consumo de una sustancia y la adicción en si es una alerta que se prende, llama la atención, e indica que hay algo no solo en quien consume sino en todo un sistema familiar que no viene funcionando bien.

Es muy común encontrar a padres que se asumen como excelentes y se les dificulta desde el ego el reconocimiento de sus propios errores. Muchas veces es más fácil poner la responsabilidad en el otro, juzgar, proyectar hacia afuera todo aquello que se me dificulta asumir.

La familia que tenga dentro de sus miembros una persona que presenta consumo de sustancias debería preguntarse (cada uno de sus miembros) ¿Qué aporto yo en la aparición y sostenimiento de esta problemática? ¿Qué necesito cambiar? ¿cuál es mi responsabilidad en esta situación? ¿Qué necesito aprender de todo esto?

Te puede interesar: Preguntas frecuentes de los tratamientos de adicciones

En fin, son muchos temas y un universo de pensamientos que emergen cuando tocamos estos temas tan álgidos, vamos a ir desarrollando otros para aportar en el conocimiento y compartir de experiencias que tenemos todos, como seres humanos en este proceso eterno de formación y aprendizaje.

 

Por:  Juan Carlos Giraldo Ramirez -Especialista en adicciones – Juan.giraldo@brujulasm.com

 

Adicción al Alcohol

Adicción al Alcohol

Adicción al alcohol, una enfermedad física, psicológica y emocional. La persona esta gobernada por una dependencia física y psicológica. El…

Estados financieros 2020 Brujula SM SAS

Dictamen-Revisor-Fiscal-BrujulaDescargar Estado-de-Cambios-en-el-Patrimonio-Brujula-2020Descargar Estado-de-Flujo-de-Efectivo-Brujula-2020Descargar Estado-de-Resultadoos-Brujula-2020Descargar Estado-Situacion-Financiera-Brujula-2020Descargar
Adicción al Sexo

Adicción al Sexo

El amplio mundo de las adicciones se divide en dos grupos, las adicciones químicas (sustancia) y las adicciones no químicas…

Compartir

Comparte esto con tus amigos